jueves, 25 de noviembre de 2010

Arquitectura barroca:

Iglesia de Il Gesú (1568-1679), Roma. Primera iglesia barroca, proyectada por Jacopo Barozzi, Il Vignola, fue continuada por Giacomo Della Porta y decorada por Il Baciccia. Es prototipo de iglesia contrarreformita, su espacio se acomoda a la nueva liturgia, surgida del Concilio de Trento, a la vez que en su decoración resume todas las características del barroco al servicio del poder de la Iglesia.


Fontana de Trevi (1735-1762), Roma. La escenografía tardo-barroca  se refleja en este conjunto arquitectónico-escultórico que cubre parte de la pared del palacio Poli. La figura central es la del dios Océano.



 
Plaza de San Pedro (1656-1667), Roma. Gian Lorenzo Bernini. Obra de gran simbolismo, su estructura se adecua y potencia la fachada de la basílica de San Pedro. Según las palabras de Bernini esta plaza “abraza a sus hijos en la fe e invita a los no creyentes a entrar en ella”.



 
Plaza mayor de Madrid (1620, reformada en 1672 y 1790). Juan Gómez de Mora. Ejemplo de urbanismo puntual, conforma un espacio regular que rompe el entradazo de las calles del antiguo Madrid. 



 
Galería de los espejos del palacio de Versalles. A finales del siglo XVII se finalizó este gran espacio, modelo para los salones de palacio del siglo XVIII para el resto de Europa.


Estos son unos puntuales ejemplos de la arquitectura barroca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada